sábado, 7 de enero de 2012

Retazos

Lo más concreto de sentir una ausencia es esa necesidad ineludible de querer conservar extractos de la cotidianidad que la vida con esas personas tenía. Como juntar pedacitos de una existencia y rearmarla a nuestra manera sólo con escenas felices.

Lo vi en mamá con lágrimas en los ojos escuchando esa grabación de mi Tata queriendo asimilar cada sonido para no olvidar su voz, porque olvidarla sería perderlo. En papá usando las camisas de mi Nono,sin importar cuán grandes le quedaran, abrazándolo en el dolor que aún no puede dejar.Lo veo en ese par de anteojos que ordenadamente metí en mi valija para traerme algo de sus costumbres conmigo. A veces quisiera sentir los olores de ese abrazo que ya no va a volver, o verlo esperando puntual mi llegada. Hay momentos en los que los retazos no alcanzan.

Lo vi esta tarde en ella, leyendo esa lista de recomendaciones que prolijamente su padre había escrito y siguiendolas minuciosamente en un ritual casi obligado. La vi y se me estrujó un poco el alma, porque mirándola supe instintivamente que me veía a mí.