sábado, 3 de marzo de 2012

Me desperté de algún sueño caprichoso en el que vivía sin darme cuenta, puse los pies sobre la tierra y descubrí que llevaba ya 5 años viviendo en el pasado. La vida puso un punto final a la historia que quizás sólo existía en mi imaginación, el fin de nada, el principio de todo. Me perdí. Decidí mirar el presente y te encontré, perseverante y desprolijo como siempre, lejos de mis sueños y crudamente real.

No existe una verdad más sincera que esta que se instala en el imperceptible espacio que separa tu pecho del mío.

No hay comentarios: